[ loading / cargando ]

España   

La economía y el mercado inmobiliario español: perspectiva para 2024


David Gutiérrez,  December 25, 2023

España se ha consolidado cada vez más como un destino ideal de inversiones, incluyendo de inversionistas latinoamericanos. 

Mientras la economía europea enfrenta tiempos inciertos, España se destaca como un vigoroso competidor, superando las expectativas con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) proyectado en 2.4% para 2023, contrastando marcadamente con el 0.5% de la eurozona.

Este rendimiento se atribuye a un mercado laboral resiliente y una notable recuperación turística. Aunque se anticipa una moderación para 2024, España se proyecta superar el promedio de la Unión Europea, señal de una economía que, a pesar de los desafíos, continúa su marcha ascendente.

El mercado inmobiliario español refleja este dinamismo económico. Los inversores, motivados por el crecimiento robusto y las disparidades entre la oferta y demanda inmobiliaria, se inclinan especialmente hacia los sectores hotelero y residencial. Los fondos soberanos, con una participación destacada de Oriente Medio, reflejan una confianza considerable en España, que en 2023 se posicionó como el cuarto mercado más grande de Europa en términos de volumen de inversión inmobiliaria comercial.

Entre las transacciones hoteleras más notables, destaca la adquisición en julio del Mandarin Oriental en Barcelona por la empresa saudí Olayan. Más recientemente, en septiembre, la Autoridad de Inversiones de Abu Dhabi completó un acuerdo sobre un portafolio español de 17 hoteles. En octubre, el fondo soberano de Singapur GIC informó que ha invertido en una participación del 35% en Hotel Investment Partners, parte del Grupo Blackstone, que cuenta con un portafolio de 72 hoteles en España, Italia y Portugal.

A pesar de las predicciones de un 2024 desafiante, el país presenta oportunidades continuas, especialmente en hoteles, vivienda y logística, con un ajuste de precios anticipado que podría revitalizar aún más la inversión.

En el ámbito específico del turismo y hospitalidad, España brilla con una estrategia clara: la inversión en hoteles de lujo en destinos clave. En el sector hotelero, se espera que los inversores continúen apostando por hoteles de lujo en los principales destinos turísticos como Madrid, Barcelona, las Islas Baleares, Costa del Sol y las Islas Canarias.

España se ha consolidado como un destino turístico global con fuertes números de turismo en 2023, a pesar de la desaceleración económica europea, lo que podría implicar que las personas están priorizando el ocio y los viajes.

Este enfoque no solo refleja la fortaleza del sector turístico sino también una comprensión aguda de mantener y elevar el estatus de España en el panorama turístico mundial.

Madrid y Barcelona, en particular, se destacan como focos de inversión inmobiliaria. Madrid, con su ambiente abierto y una infraestructura sólida, ha escalado posiciones significativas, situándose como el tercer destino más atractivo en Europa.

Barcelona no se queda atrás, manteniendo una posición envidiable en el ranking de ciudades atractivas para la inversión. Además, ciudades como Zaragoza, Valencia y Málaga emergen como nuevas estrellas, demostrando que el interés de los inversores se extiende más allá de los tradicionales centros urbanos.

El caso de Madrid no pasa desapercibido y merece un análisis aparte. En 2023, Madrid fue testigo de varias transacciones significativas que subrayaron su atractivo como destino de inversión extranjera. En el sector inmobiliario, hubo importantes operaciones de compra de activos y desarrollo de nuevos proyectos, especialmente en áreas de oficinas y residenciales de lujo, atrayendo a inversores globales y fondos de inversión.

A pesar de las anteriores magníficas noticias, la situación política en España ha sido un tema de debate y preocupación constante, marcada por la fragmentación parlamentaria y los desafíos en la formación de gobiernos ideologicamente uniformes.

Sin embargo, a pesar de la volatilidad política y los cambios en el panorama gubernamental, el impacto en la economía y el mercado inmobiliario ha sido sorprendentemente tenue. Los inversores parecen enfocarse más en los fundamentos económicos sólidos del país, como su crecimiento del PIB, el turismo robusto y un mercado laboral resiliente, en lugar de las incertidumbres políticas.

Esta aparente desconexión entre la política y la economía resalta la madurez del mercado español y su capacidad para navegar por el terreno complejo de la política sin desviar su curso económico.

En conclusión, mientras el panorama económico y legal de Europa enfrenta desafíos, España se erige como un faro de oportunidades, tanto en su economía en general como en el mercado inmobiliario. Los inversores atentos harían bien en considerar España no solo como un destino de inversión viable sino como un modelo de resiliencia y crecimiento en tiempos inciertos.

blplegal.com

Suscribe to our newsletter;

 

Our social media presence

  

  

  
 

  2018 - All rights reserved