[ loading / cargando ]

Guatemala     ESG   

Contabilidad verde: cómo las normas contables NIIF están obligando a las empresas a volverse ecológicas  


Rodolfo Salazar

BLP Guatemala - Cuando se trata de temas corporativos actuales, la sostenibilidad y los criterios Ambientales, Sociales y de Gobernanza (ESG) han ganado mucha importancia. Las empresas están cada vez más enfocadas en integrar prácticas sostenibles y éticas en sus operaciones, reconociendo que esto no solo beneficia al medio ambiente y a la sociedad, sino que también fortalece su posición en el mercado. Esta tendencia ha sido discutida anteriormente en el blog, resaltando cómo los criterios ESG están redefiniendo el mundo empresarial.

Junto a esta creciente atención hacia la sostenibilidad, las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) han surgido como un elemento muy relevante en la transformación de las prácticas empresariales. Estas normas, adoptadas globalmente, establecen un marco contable que guía la presentación de los estados financieros y asegura la transparencia y la comparabilidad entre las empresas a nivel internacional. Su impacto es significativo, influenciando no solo la forma en que las empresas reportan sus finanzas, sino también cómo integran los principios ESG en sus estrategias y operaciones.

Las NIIF, en su constante evolución, han comenzado a incorporar elementos de sostenibilidad y responsabilidad social, reflejando la creciente demanda de los stakeholders por una mayor transparencia en estos aspectos. La relevancia de las NIIF en el contexto financiero y corporativo generall es innegable, ya que estas normas establecen las bases para una contabilidad coherente y responsable, abriendo el camino para que las empresas no solo cumplan con obligaciones financieras, sino también con su compromiso hacia una gestión empresarial sostenible y ética.

La implementación de políticas y métricas ESG ha pasado de ser una práctica de nicho a una prioridad corporativa generalizada. Con sus múltiples beneficios, ESG representa una oportunidad estratégica para que las empresas operen de manera más sostenible mientras satisfacen las expectativas cambiantes de inversores, reguladores, socios, empleados y consumidores.

Este cambio en las NIIF hacia una mayor inclusión de criterios ESG es un paso adelante en la promoción de una "contabilidad verde". Refleja una comprensión más profunda de que la salud financiera de una empresa está intrínsecamente ligada a su desempeño en materia de sostenibilidad y responsabilidad social. Con esta evolución, las NIIF obligan a las empresas a adoptar prácticas más ecológicas y éticas, asegurando que la sostenibilidad sea una parte integral de su narrativa financiera.

Las normas contables de las NIIF requieren que las empresas divulguen factores ESG materiales en sus informes financieros. Esto asegura que los inversores y otros interesados tengan una visión clara de cómo los asuntos ESG impactan en el rendimiento financiero y la posición de la empresa.

En concreto, las NIIF exigen la divulgación de:

- Riesgos relacionados con el clima de importancia: Las empresas deben divulgar los impactos actuales y previstos del cambio climático en su negocio si estos representan riesgos significativos. Esto incluye impactos transitorios derivados del paso a una economía baja en carbono, así como impactos físicos del cambio climático.

- Multas ambientales, penalizaciones y costos de remediación: Cualquier pasivo material, provisiones o contingencias resultantes de regulaciones ambientales o daños deben ser registrados y divulgados adecuadamente.

- Asuntos sociales y de empleados: Cuestiones como la rotación de empleados, planificación de sucesiones, diversidad, relaciones con sindicatos y más pueden requerir divulgación si son financieramente significativas.

- Asuntos de anti-corrupción y soborno: Las empresas deben revelar cualquier proceso legal o multa material relacionados con soborno, corrupción u otras infracciones éticas.

- Diversidad en la junta directiva y la gerencia: La composición de la junta y la gerencia de una empresa en términos de género, etnia, edad y otros indicadores de diversidad pueden justificar su divulgación.

La integración de las divulgaciones de criterios ESG en los informes financieros, conforme a las exigencias de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), representa un avance sustancial en la manera en que las empresas comunican su desempeño y estrategias.

Este proceso de divulgación ESG, más allá de ser un mero cumplimiento normativo, ofrece múltiples beneficios que van desde la mejora de la transparencia hasta el fortalecimiento del compromiso corporativo con asuntos de sostenibilidad.

Un beneficio clave de estas divulgaciones es el aumento de la transparencia para los inversores y otros stakeholders. Al proporcionar información clara y detallada sobre los riesgos y oportunidades materiales relacionados con los aspectos ESG, las empresas permiten a los inversores tomar decisiones más informadas. Esto es especialmente importante en un mercado donde la conciencia sobre los impactos ambientales y sociales de las inversiones está en ascenso.

Además, al incluir datos ESG en sus informes, las empresas no solo muestran su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social, sino que también establecen un marco para evaluar y comparar su desempeño en estos ámbitos a lo largo del tiempo y en relación con sus competidores. Esto fomenta una cultura de mejora continua y permite a las empresas identificar áreas de fortaleza y oportunidades de desarrollo.

Otra ventaja significativa de las divulgaciones ESG es la gestión mejorada del riesgo. Al reconocer y reportar sobre factores ESG financieramente significativos, las empresas pueden anticipar y mitigar posibles riesgos ambientales, sociales y de gobernanza que podrían afectar su rentabilidad y reputación a largo plazo. Esta anticipación y mitigación de riesgos no solo protege a la empresa, sino que también resguarda los intereses de sus accionistas y stakeholders.

Por último, las empresas que informan eficazmente sobre sus prácticas ESG se posicionan favorablemente para atraer un creciente capital de inversión sostenible. Los inversores de hoy en día, cada vez más conscientes de los impactos de sus decisiones de inversión, tienden a favorecer a aquellas empresas que demuestran un compromiso genuino con la sostenibilidad y la responsabilidad corporativa. Por lo tanto, una buena divulgación ESG puede ser un factor determinante para acceder a nuevas fuentes de capital y oportunidades de financiamiento.

Al integrar factores ESG financieramente significativos en sus informes financieros, siguiendo las directrices de las NIIF, las empresas no solo cumplen con un requisito normativo, sino que también mejoran su presentación corporativa, fortalecen su reputación y se abren a nuevas oportunidades de inversión y crecimiento sostenible.
La integración de los criterios ESG en los informes financieros, dictada por las Normas Contables NIIF, no es solo una cuestión de conciencia social, sino una obligación que impactará profundamente la contabilidad de las empresas. Las organizaciones deben adoptar prácticas sostenibles y éticas más temprano que tarde, reconociendo que esto ya no es una opción.

La contabilidad verde, guiada por las NIIF, está definiendo el nuevo estándar, donde la sostenibilidad y la responsabilidad social se convierten en componentes esenciales del éxito y la viabilidad a largo plazo. Las empresas que se anticipen a esta tendencia y adopten estos principios no solo cumplirán con las normativas vigentes, sino que también se posicionarán favorablemente frente a inversores y consumidores cada vez más conscientes del impacto ambiental y social de sus decisiones.

Rodolfo Salazar
Partner, BLP Legal


blplegal.com
 

Suscribe to our newsletter;

 

Our social media presence

  

  

  
 

  2018 - All rights reserved